Psicoanalizarse, merece la pena.

Estoy convencida de que psicoanalizarse es un derecho. ¿Por qué? Porque nos da las herramientas para vivir la vida saludable que deseamos.