• Mariana García Guschmer

Hijos del mundo

Actualizado: mar 4

Desde lo más lejano del universo,

desde lo minúsculo del infinito,

desde los bordes de la tierra

y de todo lo fugaz…

un beso,

una mirada.

Magia cósmica.

Más grandes que uno

y que dos.

¡Más grandes que todo!

Pura sabiduría natural.

¡Y nos creemos que son nuestros!

¡Y pensamos que podemos algo más que amarlos!

Amarlos hasta ese infinito espacio

donde todo se hace inconmensurable.

Amarlos es dejarlos;

es entender

que formamos parte de algo más grande.

Es ser humildes

y generosos,

enseñar que hay más

y diferente.

Contraste,

vértigo,

vida propia.

¡Y nos creemos con derechos!

¡Y pensamos que podemos enseñarles…!

Podemos amar y desear y trasmitir.

Son hijos del viento,

del sol,

del mundo,

en los cuatro puntos cardinales.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo